La comunicación empresarial resulta estratégica para trasladar los valores de las compañías

La pandemia del COVID que sufrimos desde febrero del año 2020 ha puesto sobre la mesa la necesidad de que las empresas e instituciones cuenten con una imagen fuerte, positiva y creíble. Esta necesidad, que ya era vital en algunos casos, se ha revelado en los últimos quince meses como imprescindible.

Sin embargo, aún hay un gran número de compañías de todos los tamaños que, frente a la gestión de su reputación y credibilidad, ven la comunicación empresarial como una herramienta de marketing.

Es un trabajo de los responsables de comunicación sacar de este error a los directores generales y también es una tarea del área de comunicación cooperar con marketing sin que cada uno pierda su objetivo. Marketing busca vender en el corto y el medio plazo, y el departamento de comunicación busca una proyección positiva de la compañía o de la institución en el medio y largo plazo.

El área de comunicación busca que cada empresa o institución destaque, brille y sobresalga de ese maremágnum de marcas, empresas, corporaciones que día a día nos envían mensajes. El área de comunicación busca hacer un hueco en la mente de los grupos de interés para posicionar la marca.

Por esto, precisamente, el área de comunicación es un área estratégica que se integra en la visión de la compañía y la acompaña. Por eso la comunicación es el área que genera la reputación de la marca, el reconocimiento de la entidad y su prestigio entre los grupos de interés.

La comunicación empresarial es la herramienta que tienen las empresas para trasladar a sus grupos de interés la visión de la compañía y animar a dichos grupos de interés a participar en ese tránsito. Y el departamento de comunicación tiene la tarea de pensar, planificar y ejecutar cada una de las acciones que van dirigidas a esa tarea.

Deja un comentario